Novedades 2012-13

El plan de estudios del Máster en Pensamiento Filosófico Contemporáneo renueva significativamente su propuesta docente para el curso 2012-13.

EL PLAN DE ESTUDIOS

1. La mayor parte de las asignaturas son optativas. La experiencia previa ha mostrado que los alumnos prefieren no estar obligados a matricularse por módulos, distinguiendo en obligatorios y optativos, porque ello les impide combinar asignaturas pertenecientes a los diversos módulos optativos (en caso de que estos se fragmenten en asignaturas, como ocurre en nuestro máster). Por otra parte, consideramos que apostar exclusivamente por asignaturas optativas no resulta perjudicial desde un punto de vista académico, al menos en nuestro caso. Las asignaturas que se proponen no presuponen una formación específica que vaya más allá de los requisitos generales exigidos para poder matricularse en el máster, de modo que no parece necesaria ninguna jerarquización entre ellas que distinga asignaturas básicas de asignaturas de especialización.

La propuesta para el nuevo curso consta de un total de 18 asignaturas optativas de cinco créditos cada una. Cada curso se ofertarán trece de esas dieciocho asignaturas (ver detalles para el curso 2012-13). Cuáles se ofertarán en concreto será decidido curso por curso por la Comisión de Coordinación Académica, que entre otros elementos de juicio deberá tener en cuenta la disponibilidad de profesorado para un curso particular, así como la acogida previa de las asignaturas por parte de los estudiantes.

El alumno a tiempo completo deberá matricularse de nueve de esas trece asignaturas (9 x 5 = 45 créditos optativos en total), sin ninguna restricción.

2. En lo tocante a los contenidos impartidos no hay grandes cambios respecto al plan de estudios en vigor, aunque sí conviene destacar como novedad la inclusión de dos asignaturas del área de Estética (“Arte, Literatura y Filosofía” y “Estéticas de la imagen en el mundo contemporáneo”), lo que permite una oferta más diversificada y, sobre todo, pretende satisfacer las inquietudes de una porción de los estudiantes matriculados.

3. En cuanto al número de créditos obligatorios, que son 15 (y que añadidos a los 45 optativos hacen un total de 60), resulta de la suma de los correspondientes al Trabajo Fin de Máster y al Seminario de Investigación (12 + 3 = 15 créditos). En comparación con el plan de estudios anterior el Trabajo Fin de Máster refuerza su peso en el conjunto de créditos que el alumno debe cursar, pasando de 10 a 12 créditos, tal como corresponde a un máster con una orientación eminentemente investigadora. El resto de créditos obligatorios se dedican al Seminario de Investigación. Se pretende que sea impartido por profesores de otras universidades, como ha ocurrido en cursos anteriores, gracias a la ayuda del Ministerio de Educación y de algunas instituciones privadas. Justamente porque nos parece una oportunidad formativa de primer orden para los alumnos del Máster pensamos que debe ser obligatorio.

4. El Máster contempla la posibilidad de una matrícula a tiempo parcial, de la mitad del número de créditos totales, o sea, 30 créditos, para aquellos estudiantes que, por su situación profesional, estimen conveniente proponerse la obtención del título en dos años. En cuanto a la distribución de créditos más aconsejable para estudiantes a tiempo parcial, en el primer año pensamos que lo más adecuado es la matrícula en seis asignaturas optativas (6 x 5 = 30 créditos). Si se aprueban esas asignaturas, en el segundo año deberían matricularse de los créditos obligatorios (TFM + seminario de investigación = 12 + 3 = 15 créditos) más otras tres asignaturas optativas (3 x 5 = 15 créditos), alcanzando el total de 60 créditos exigidos para la obtención del título.

Por último, conviene reseñar que es eliminado el Módulo Optativo Adicional de Formación en Técnicas de Investigación (10 créditos ECTS , descompuestos en un seminario de investigación  de cinco créditos ECTS más otros cinco dedicados a tutorías). En su momento este módulo no se consideró necesario para la obtención del título de máster, aunque fue incluido como requisito necesario para poder acceder al programa de doctorado que figura en el programa oficial de posgrado en el que está incluido nuestro Máster.

EL SISTEMA DE EVALUACIÓN

1. En cada asignatura el alumno puede elegir entre elaborar una memoria de las clases o realizar un ensayo breve, teniendo en cuenta que habrá de presentar al menos cuatro ensayos. En el caso de los estudiantes a tiempo parcial, los requisitos serán idénticos, esto es, un mínimo de cuatro ensayos sobre el total de nueve asignaturas optativas cursadas en dos años. Ensayos y memorias deberán cumplir las condiciones formales de un trabajo académico en lo que se refiere a la corrección gramatical, el rigor de la expresión, el sistema de citas y la bibliografía.

2. El ensayo consiste en la redacción de un texto en el que el autor hace una propuesta relativamente original y la fundamenta o defiende con cierto grado de detalle. Los ensayos deberán mantener alguna conexión con el temario de la asignatura, pero conviene que tanto su temática como su metodología esté orientada a la redacción del Trabajo Fin de Máster. Para ello, el estudiante contará con la orientación del tutor o tutora así como con la colaboración de los profesores de las asignaturas de que se trate. La extensión de los ensayos ha de quedar comprendida entre las 3.000 y las 4.500 palabras.

3. Por su parte, una memoria consiste en la redacción de un texto que refleje la temática y el hilo argumentativo desplegado en una asignatura. La extensión de la memoria oscilará entre las 3.500 y las 5.000 palabras.

4. Con esta modificación en los sistemas de evaluación se pretende evitar una sobrecarga de tareas para el alumno, un problema detectado en el Máster bajo el formato actual, ya que ahora se exige un ensayo para cada una de las asignaturas, y a esta cantidad de trabajo hay que sumar el Trabajo Fin de Máster. La experiencia nos ha indicado que éste no es un planteamiento realista si lo que se pretende es que el estudiante pueda elaborar un Trabajo Fin de Máster de calidad en el plazo inicialmente estipulado. Con los cambios propuestos, no obstante, se pretende que, al elegir entre un ensayo o una memoria, el alumno pueda modular su esfuerzo en las diferentes asignaturas en las que se matricula en función de sus intereses y de la relación que guarden con su Trabajo Fin de Máster.

 
Anuncios